sábado, 1 de julio de 2017

La estafa de los falsos comerciales.





30 de junio de 2017

He de denunciar una estafa que he presenciado con mis propios ojos.

Resulta que fui seleccionado para una entrevista de trabajo a través del conocido portal Infojobs, para un puesto que rezaba “atención al cliente”. No se indicaba salario ni contrato, y no tenía requisitos de formación.

De hecho, la oferta venía a nombre de una persona: un tal Santiago Fuentes Serrano. Esa persona no fue quien me entrevistó, sino una persona muy bien vestida, con una verborrea digna de los mayores charlatanes y timadores. Y pensado en frío, así es.

Me citaron para una entrevista el día 28 de junio en una dirección céntrica de la ciudad de Jaén. La dirección es: C/San Clemente nº 22, 2º, en un piso donde no rezaba ninguna inscripción que los promocionase. De hecho, en la entrada sí había un par de placas de profesionales como las que suelen tener los abogados, pero en otros pisos.

Al entrar en el piso, la situación ya era desconcertante: la oficina sólo poseía una mesa de ordenador, una pequeña estantería y un ventilador. Había una muchacha que me atendió, diciendo que esperase a que llegase quien me iba a hacer la entrevista. Ella tecleaba en el ordenador, en lo que parecía ser una especie de programa ofimático del que no tuve oportunidad de distinguir.

Tras unos 20 minutos de espera, llegó el hombre que me entrevistaría. Me invitó a pasar a otra habitación en la que había una mesa de oficina, y poco más. En esa habitación sí había aire acondicionado, pero por la antigüedad del mismo estoy seguro de que era el que dejaría el propietario del inmueble, que seguramente estará alquilado por poco tiempo.

Me hizo pocas preguntas, sobre todo de la formación que disponía y experiencia, y cuando le dije que debido a la crisis había tenido pocas oportunidades laborales, él dijo que eso le parecía más una excusa; que cualquiera con la necesidad de trabajar encontraba trabajo, incluso en épocas de crisis. Decía que él tenía 2 empresas, y que en Jaén estaban abriendo de nuevo el servicio de atención al cliente de Endesa, ya que según él, las oficinas que se encuentran en las localidades no son directamente dependientes de la empresa eléctrica.

Luego hizo un elogio indirecto, cuando le dije de qué pueblo procedía, diciendo que los administrativos de mi pueblo son los mejores que ha conocido. Y hay que decir que he tenido buenos profesores, pero esta afirmación parece más para predisponer al trabajador y motivarlo, para entrar en su juego. De hecho, luego me habló de que buscaba gente nueva para formar un nuevo equipo, y que si no tenía experiencia en el trato al público, me citarían para una toma de contacto.

Un tanto extrañado por la situación, terminé volviendo a casa con muchas preguntas, como el porqué del vacío de aquella oficina, en la que como único distintivo de Endesa había un poster en la pared, algo que cualquiera podría imprimir y colgar por su cuenta.

Posteriormente me llamaron para que pasase un día viendo y aprendiendo las tareas, de un puesto de trabajo que aún no tenía nada claro de qué iba. Seguía sin estar seguro de qué iba a ver, pero pensé “no pierdo nada por ver de qué va esto, de hecho estoy desempleado.”

Me reuní a las 8:00 de la mañana en la misma dirección, y ahí por curiosidad pregunté sobre las condiciones laborales. Allí el hombre de la entrevista, sólo me comentó que podía hacerme un contrato mercantil o de autónomo. Eso ya no me sonó nada bien. Pero aun con mis dudas, esperé a que viniesen los que iban a ser mis compañeros ese día para orientarme y enseñarme.

Una mujer más o menos joven, y un hombre ya entrado en años iban a ser los que me enseñarían en qué consistía el trabajo, del cual no se dio apenas detalles, pero empezaba a estar seguro de que sería de comercial, y no de atención al cliente. Y así era.

Me presentaron a ellos, y de hecho el hombre, un tal Santi, parece ser el mismo Santiago Fuentes Serrano de la oferta de infojobs. Pero de eso me daría cuenta más tarde.

La mañana comenzó tranquila, tomando un desayuno en un bar llamado “la charca”, que se encontraba cerca de la “zona de trabajo”. La conversación era entretenida, y los compañeros simpáticos.

Luego, nos pusimos en marcha, y ellos empezaron a mirar una especie de software en un Ipad, con el logotipo de Endesa, que tenía una especie de base de datos de clientes del suministro según zonas. Buscaban a clientes que estuviesen en otras compañías como Iberdrola, Gas natural u otras, para hacerles un cambio de compañía y beneficiarse de las tarifas de Endesa. De hecho, su estandarte a la hora de hablar de una tarifa barata era la de las dos horas gratis. El gancho era algo que había sido publicitado en televisión.

No me gustó nada eso de que fueran buscando las casas en las que había potenciales clientes, ya que el servicio oficial suele llevar a gente acreditada y avisar con antelación al usuario. Aquí no había aviso previo, solo un abordaje a la vivienda privada, para intentar engañar a la gente.

Sin entender del todo lo que estaban haciendo, iba fijándome en las aplicaciones que utilizaban en el Ipad, donde tenían casi siempre abierta la aplicación que parecía ser oficial de la compañía Endesa.
Me comentaban cosas como si sabía leer las facturas, el potencial contratado  y demás, y seguían hablando de la diferencia y el ahorro que suponía la tarifa de las 2 horas gratis. Como si les estuviesen haciendo un favor a los clientes cambiándoles de compañía y tarifa.

Tras varias horas dando vueltas por algunas calles, y descansando un poco de la caminata entre cuestas, me llevaron hacia el barrio de El Tomillo, cerca del conocido Castillo de Jaén. En ese barrio viven familias humildes, familias de diversas etnias, y por lo general, nada pudientes. Hasta entonces, nadie había picado aquella mañana, y por desgracia lo harían un par de familias en dicho barrio.

Santi, tocó a las puertas donde había un contrato de electricidad con empresas distintas a Endesa, y una pareja de avanzada edad fue la primera víctima. Aun no estaba seguro, pero tras ver el procedimiento, puedo corroborar que fueron víctimas. Les hicieron sacar una factura para comprobar el consumo y el precio del kilovatio/hora, y los convenció para realizar el cambio. Consiguió que le dieran el número de cuenta completo (que en la factura aparece con las últimas 4 cifras ocultas), tomaron sus datos personales, echaron varias fotografías al DNI de la persona titular del servicio de luz y de la factura consultada, e hicieron firmar varias veces con el dedo en el Tablet. De esta manera, confirmé que esa recopilación de datos, era más que malintencionada.

Tras haber terminado con todos los “trámites”, el comercial explicaba que iba a recibir una llamada de Endesa para confirmar los datos, la cual sería grabada por motivos de calidad. Empezaba a explicar que en esa llamada le preguntarían por el nombre del titular, por el proceso por el que había realizado el cambio, y que además le preguntaría si había sido a través de comerciales. También empezó a explicar que en esa llamada preguntarían al titular, si el comercial se encontraba presente, a lo que tenía que decir que no, por razones de privacidad. Sin embargo, el comercial estaba presente, escuchando la llamada con el manos libres para indicarle lo que tenía que responder en la misma, como si fuese una sincera guía que quería ayudar.

En esa misma llamada preguntarían si el comercial había llegado con los datos de la cuenta bancaria del cliente, o había sido el propio cliente quien se los había proporcionado. Y tras unas pocas preguntas más, se despedían amablemente.

La llamada fue casi instantánea en cuanto terminaron de rellenar los datos y de realizar un par de firmas. Y lo que más me llamó la atención, era que además no se escuchaba jaleo de fondo como en los típicos centros de atención al cliente, que suelen congregar a un buen número de telefonistas en el caso de compañías de cierta envergadura. Y con la segunda familia, sucedió exactamente lo mismo. La llamada fue muy rápida, con el mismo discurso aprendido de carrerilla, y el comercial cerca para guiar al cliente en dicha conversación. De hecho, era la misma voz de la anterior llamada a la otra familia.

Y aun así, yo me mantuve disimulado, siguiendo el juego pero con cierta tristeza de saber, que aquella gente, precisamente de pocos recursos y poco formada, estaba siendo timada delante de mis narices.

Ante lo evidente de la situación, intenté fijarme en algunos símbolos distintivos, como una placa de identificación en la que además de Endesa, venía un interesante nombre: Sident. También, en la pantalla de login de una aplicación de la Tablet, volvía a poner el mismo nombre. Y busqué en mi móvil ese nombre, que resulta ser de una empresa.

Sident Marketing S.L., que no dispone de página web, y que según algunas webs había sido denunciada por estafa. Y precisamente se habla de contrataciones irregulares, fraudulentas.

Tras esto, mis “compañeros” me preguntaron por algunas impresiones del trabajo, y me animaron a que viniese también el lunes con ellos. Yo en mi papel, di una respuesta ambigua, y me despedí muy educadamente de ellos, que iban a pararse de nuevo en el mismo bar de la mañana, para tomarse algo. Y tras esa máscara de educación, sobre las 15:00, me fui habiendo presenciado todo aquello, que me pareció lamentable.

De camino a casa, seguí buscando impresiones, y desde luego este tipo de estafas parecen bastante comunes. Aun así, seguí buscando algo de información y opiniones al respecto, además de ir realizando algunas anotaciones de todo lo que había presenciado, para que no se me olvidase. Comenzaba a tener claro que había que denunciar este tipo de actuaciones, que juegan con la ilusión de la gente joven de encontrar un trabajo con el que adquirir algo de experiencia, para encontrarte en una situación laboral incierta, en la que uno podría ser partícipe de fraude.

Por ello, si las familias de aquel barrio ponen un par de denuncias, no va a ser casualidad. Y por ello quiero que consten estos datos acontecidos el viernes 30 de junio de 2017, en la ciudad de Jaén. Porque hay que ser verdaderamente rastrero para robar, y más si se trata de gente humilde.

Por último, ya algo más calmado y habiendo contado lo sucedido a algún familiar y amigo, quise ver la oferta en Infojobs, y no he tenido posibilidad de tomar una captura de pantalla para completar gráficamente mi testimonio. Sin embargo, los datos de la persona que había publicado dicha oferta continúan reflejados en la web, y a continuación ofreceré una imagen de los mismos:





Y de hecho, tras buscar el nombre completo, resulta que se puede consultar públicamente el perfil de Facebook de esa persona, que parece ser original de Valdepeñas, y que es justo el comercial que había realizado todo lo anteriormente expuesto, a pie de calle.


Espero que mi testimonio sirva para que otra gente no caiga en el error de abrir la puerta a sinvergüenzas como estos, con los que no quiero tener nada que ver. Y para que la gente sospeche de ciertos puestos ofertados de comercial, con información tan escueta y opaca y gente tan charlatana. Ojalá que alguien pague por todo esto.

lunes, 13 de marzo de 2017

Una España dividida



En España, parece que siempre estaremos divididos.

Tengo claro, de que hay posturas que son verdaderamente contrarias, y no son fruto de una rivalidad infantil, sino de una ideología totalmente diferente e incompatible. Pero de ello, son conscientes los que abanderen dicha ideología, con mayor frecuencia que la persona media que no se para a pensar en ideologías, y que se une a una de las ya establecidas porque "es la menos mala", o por la influencia de otros, más que por decisión propia.

Hablemos de extremos.

Disponemos, por ejemplo, de medios de comunicación que son evidentemente de derechas, y de izquierdas. Dichos medios en multitud de ocasiones, se preocupan más que por la veracidad o la importancia de una noticia, de realizar un ataque abierto a la ideología contraria, mediante detalles superfluos y amarillistas.

Creo, que a estas alturas a todos nos suenan las siguientes expresiones: facha y perroflauta. Pues, ¿no son acaso expresiones de desprecio ante una ideología o colectivo? ¿No están precisamente interesados, los mas cercanos a los extremos y los beneficiarios directos de determinadas políticas, en extender el enfrentamiento e incluso el odio contra los que piensan diferente?

Al hablar de esto, se me pasa por la mente rápidamente OkDiario. En ese medio, no solo se habla desde un punto de vista muy parcial, sino que se incurre en el amarillismo de realizar artículos basados sólo en la vida privada de sus rivales ideológicos, por poner un ejemplo. También ha llegado a mostrar información falsa sobre esos rivales, con el fin de desprestigiarlos y hacer que la gente los vea con malos ojos. Y ojo, que aunque sea más partidario de la izquierda, también estoy muy concienciado de que en determinados medios de izquierdas, se puede mostrar igualmente difamaciones contra sus rivales. La clave de todo, está en contrastar la información, y no confiar ciegamente en lo que una persona o medio específico diga. 

Pero justo eso, de contrastar información, es algo que no suele hacer la gente. Muchos usuarios de internet, dan "me gusta" y comparten noticias, en muchos casos de medios sin prestigio, o casos cuyo titular resalta por lo escandaloso del mismo, incurriendo en un amarillismo que quizá oculte el quid de la cuestión, resaltando sólo las consecuencias. Y justo por esto mismo, por el bombardeo de información y por su poco análisis, mucha gente ha acuñado el término de "sociedad de la desinformación" para resumir este hecho social, de nulo análisis informativo.

Siempre que un medio de comunicación o sus participantes hable de manera despectiva, centrándose en el insulto sobre el análisis de lo que realmente interesa, de la raíz de los problemas y las situaciones que son objeto de noticia, merece mínimo que se cuestione. 


Cambiemos de tercio.


Tras haber hablado sobre el periodismo y la información en general, hablaré sobre los enfrentamientos sin sentido. 

De pasada, hablaré sobre el fútbol. Ese deporte tan extendido en nuestro país, que fomenta los hábitos saludables, el trabajo en equipo y, como en cualquier deporte, la deportividad. Unas veces se gana, y otras se pierde, y hay que saber aceptar la derrota, así como ser moderado en la victoria. O esos deberían ser los valores que han de promoverse. Luego vemos gente de todo tipo: tanto rivales que se llevan a muerte, como gente educada y estandarte de la deportividad. Madrid contra Barcelona, motivo tanto de división como de unión, según la persona.

No tengo nada en contra del fútbol, aunque particularmente no me atraiga. Pero existe gente, que sólo por ello, tiene discusiones acaloradas. Que es tan forofa del fútbol, como para distraerse con ello sin percatarse de ciertas realidades de esta sociedad. Y ojo, insisto en que no estoy en contra del fútbol, ya que cada cual con su tiempo libre, puede hacer el tipo de actividades que les resulte más convenientes. Pero, ¿por qué el fútbol en concreto está tan extendido en nuestro país? ¿Por qué a veces se le da prioridad en los medios televisivos a una noticia futbolística, presentando dicho titular antes incluso que sucesos sobre corrupción, tragedias y otro tipo de información de carácter más general? Precisamente, es lo que sucedió hace poco con la remontada histórica del Barsa, y su resultado 6-1. 

¿Y por qué tanta promoción y fanatismo hacia el fútbol, y no otros deportes? ¿No hay acaso un interés específico en ensalzar dicho deporte, y no cualquier otro? Porque en mi humilde opinión, podría considerarse como uno de los "opios del pueblo". 


Sigamos hablando sobre factores que dividen a la sociedad.


Últimamente, existe un gran debate social, referente a ciertas posturas ideológicas. Hablaré sobre un tema que para muchos jóvenes y no tan jóvenes, usuarios de las redes sociales, no les será desconocido: feminismo. Y es que existe una gran división por parte de la gente a favor y en contra. Una división real. 

Por una parte, he de decir que en la sociedad, sí existe un claro factor diferenciador de género: desde el trato que se le da a las personas, pasando por su forma de vestir, la impresión que causa una persona según su género, la forma de comportarse, ... 

Bien, pues a raíz de los factores que diferencian la percepción de los géneros, se producen casos de discriminación, y es algo causado por los prejuicios que arrastramos como sociedad. ¿Está mal que una mujer trabaje en una profesión que siempre ha sido "de hombres", y viceversa? ¿Por qué los hombres han de ser de determinada manera, y diferenciarse de las mujeres? ¿No hay persona sea diferente y no incurra en los tópicos que se atribuyen a cada género?

Los hombres no lloran, las mujeres son unas cotillas, unas marimandonas, los tíos son unos triunfadores si ligan con muchas, y las chicas, unas putas. Una mujer camionera es una mujer poco femenina. Los hombres odian ir de compras. Si un hombre no se ve demasiado masculino, puede dudarse de su masculinidad y la gente hasta mofarse por ello. 

Todo esto, son tópicos. Ni todos los hombres son iguales, ni todas las mujeres. Y es por ello, que a mi me gusta hablar de PERSONAS, sin distinción de género.  

Entiendo, que históricamente se ha ninguneado a las mujeres, relegándolas a un papel secundario y poco importante en la historia. Y aun existen desigualdades, en cuanto a los cargos que ocupan, el salario, y la percepción que se tiene de las mismas. Si una mujer ocupa un alto cargo, suele salir el tópico de "a quien se habrá tirado". Y es una lacra de la que cuesta mucho desprenderse. Y yo pregunto: ¿hay que seguir con todos estos tópicos? 

A mi parecer, la labor del feminismo no es la de odiar a los hombres, sino reivindicar unos derechos que se merecen como personas. Porque da igual que seas hombre o mujer, o la orientación sexual que tengas: todos somos válidos para esta sociedad, y cada persona posee destrezas y cualidades, que deberían valorarse, ignorando el género. 

Por ello, en vez de recalcar las diferencias acusando a un género de ser de cierta manera (los tópicos citados anteriormente, entre otros), yo diría simplemente que cada PERSONA es distinta, seamos de género similar o no. Todos pensamos de manera distinta, todos poseemos cualidades y personalidades diferentes, y todos vivimos en una misma sociedad, que aboga por la igualdad en cuanto a derechos y deberes de los ciudadanos. 

Pero la gente, en vez de reconocer que, independientemente del género, somos iguales en cuanto a derechos, saltan con el término que odian las feministas: feminazis. Y lo odian porque es una manera despectiva de abordar su lucha por conseguir una verdadera igualdad, donde se libre de prejuicios al género femenino, y se lo reconozca como a cualquier persona le gustaría que la reconociesen: por sus valores personales, y no porque sea hombre o mujer. 

¿Y qué sucede? Pues que hay gente que invita a insultar a un colectivo, y que ese odio se puede canalizar de vuelta, llamando machirulos, alienadas, y otros términos despectivos a todo aquel que esté en contra de que este colectivo, LUCHE por sus derechos. Y el odio, genera más odio.

Por ello, la gente pierde las formas, y termina simplemente insultándose. Por supuesto, no todas las feministas serán tan nobles como su lucha, ya que siempre hay ovejas negras en todas partes y en todos colectivos. No tiene un colectivo la culpa de que eso pase. Y ello, motiva a que la imagen del colectivo se degrade, por parte de esas pocas personas, que dan un mal ejemplo y una imagen desvirtuada de lo que es una verdadera lucha por los derechos. Y eso puede pasar, entre hombres y mujeres, ateos, católicos y musulmanes, gente de derechas y de izquierdas, gente del Madrid y del Barsa. 

Esas ovejas negras, no pueden representar a un colectivo, al ser una única persona, con una opinión propia que quizá no coincida con los puntos claves. Y sin embargo, la gente las señalan para dar a entender, que eso es el feminismo. Y si a ello se le suman los tópicos extremistas, y la mala percepción que tiene mucha gente, y que otra gente expande sobre el colectivo...

Y aquí volvemos al punto clave que quiero recalcar: la expansión del odio. El recalcar las diferencias, y el defender una posición contraria, mediante la difamación y la intención de llevar razón, por encima del debate. Y con esto no quiero simplificar las luchas que puedan tener determinados colectivos a la hora de pedir justicia y que dispongan de los mismos derechos, y de una igualdad real. Con esto quiero hacer ver, que mientras la gente discute, y se pone en contra unos con otros, hay problemas de enorme magnitud que requieren de nuestra atención. ¿Qué mas le da al ciudadano medio que una persona sea transgénero, homosexual, bisexual, hombre, mujer, católico, musulmán, ateo, etc. si es un ciudadano con valores? ¿Qué nos importa a cada uno la vida privada de toda esta gente, siempre y cuando sea gente que sabe vivir en sociedad? ¿Por qué tanta diferenciación entre la gente? 

Es normal que ciertas ideologías no puedan casar, y es algo muy a tener en cuenta. Pero, ¿no hay acaso gente muy interesada en expandir el odio? ¿Gente con intereses muy concretos? 

Pensad en el político que se beneficia de la difamación del rival. Pensad en el empresario que sólo quiere obtener beneficios, y con ello tiene miedo de contratar a una mujer, por la posibilidad de que quiera tener algún hijo, y por ende, se de de baja unos meses. Pensad en los beneficios fiscales que tiene la iglesia católica, su apego al gobierno y el interés de que este país sea declarado como católico en su mayoría, para beneficiarse de los impuestos de todo habitante, tanto cristianos como no cristianos. 

Ahora, dicho esto, ¿por qué tanto odio al diferente? ¿A quien interesa promover ese odio? Y sobre todo, una reflexión que me gustaría compartir: ¿acaso no es un gran impedimento el odio y la división del país para poder tomar decisiones conjuntamente? ¿No es quizá, una manera de hacer que nos enfrentemos, mientras otros por encima deciden nuestro futuro? 

Yo siempre seré partidario de defender los derechos de cada ciudadano, de reconocer que todos debemos disponer de igualdad de oportunidades, tengamos la situación que tengamos. Otros sin embargo, expanden el odio, y fomentan la división. ¿Conviene que este país esté dividido? 

Espero sobre todo haber hecho reflexionar al lector, pues esa es mi intención principal. A otros les interesa el dogmatismo, y a mi me interesa que la gente piense por sí misma. 

Sed libres.

viernes, 24 de febrero de 2017

¿Que pasa en este pais? Oligopolios

Quienes nos gobiernan realmente.

Medios de comunicación que saturan a la población bombardeando ciertos mensajes. Corrupción por allí, corrupción por allá... Es algo que se menciona en los informativos, en los periódicos, etc. 

Pero, ¿hay solución a esto?

Me temo que mi respuesta no va a ser del todo positiva. Para una explicación un poco más detallada, se debe diferenciar en este aspecto dos clases sociales bien diferenciadas: oligarquía y clase trabajadora. 

La oligarquía está detrás de los grandes intereses económicos en este país. Y aunque no gobierne, gran parte de la política es economía. Suelen presionar a gobernantes de manera directa o indirecta para que ellos salgan beneficiados. Y es que, la desigualdad está creciendo en España tras el periodo de crisis, que ha hecho rebajar las condiciones laborales, y los salarios. 

Siempre ligaré economía y política, ya que la economía forma parte importante de las decisiones políticas del gobierno. Si en un estado, existe una clase "media" empobrecida, es porque se han llevado a cabo medidas para beneficio de empresarios. De hecho, actualmente los empresarios tienen un enorme poder de negociación con respecto al resto del pueblo. 

Muchas veces se suele abusar en los puestos de trabajo con condiciones lamentables, y para colmo si existe alguna queja al respecto, otra persona desempleada estará dispuesta a hacer ese mismo trabajo en las mismas condiciones e incluso peores, ya que la situación de precariedad está generalizada, junto a una elevada tasa de paro. Por ello, existen empresarios que, pensando en maximizar beneficios reduciendo los gastos a un nivel mínimo, pueden llegar a abusar de la empobrecida clase trabajadora.

Esta es una realidad, que la gente debería conocer sin necesidad de que se mencione. Pero ahora llega la parte más crítica.

Si todo esto es posible, es a causa del gobierno que legisla y toma decisiones sobre política fiscal. Y las decisiones, suelen ser a favor de grandes e importantes empresas, antes que a favor de la gente. ¿Por qué la electricidad no para de subir en España? ¿Por qué la cuota de Internet es más cara que en otros países europeos donde tienen un mayor nivel de vida? De hecho, en Italia, Alemania, Francia, Reino unido y otros tantos países tienen cuotas más bajas. ¿Casualidad?

Precios comparativos de internet en Europa. ¿España tiene un nivel de vida más bajo, y unos precios más altos? 


No lo creo, teniendo en cuenta de que una de las empresas más grandes en España es Telefónica. Pasa algo muy parecido con telefónica y las eléctricas, o con los bancos. De hecho, hay aspectos que para el consumidor son muy similares:

-Son de las empresas más grandes de este país, y poseen precios abusivos, lo que se traduce en grandes beneficios para la empresa.
-Reúnen una importante cantidad de reclamaciones por parte de los consumidores, debido a prácticas abusivas, irregularidades, etc.
-Poseen todo el poder de negociación en sus contratos: ellos te ponen sus condiciones y tu las aceptas o las rechazas, pero no tienes poder de negociación en esas condiciones.


Incremento del precio de la electricidad en 2014 para consumidores domésticos. Que bien asfixiar al que menos tiene. 


¿Qué significa esto? Que esas empresas, oligopólicas, poseen gran cantidad del poder de la negociación con respecto a los usuarios. Eso se traduce en pactos con el gobierno para que sigan campando a sus anchas, a cambio de puestos de consejeros, lo que comúnmente se le suele llamar "puertas giratorias". Esto, a su vez quiere decir, que existen presiones continuas para que el gobierno relaje las medidas a tomar con las empresas, y eso se ha puesto de manifiesto en los recortes que sobre todo, ha sufrido la población. Porque recordad, que se ha rescatado a los bancos, a las autopistas, pero a la población... se le recorta.


Empresas más grandes en España.



El poder de negociación en este país, se encuentra desestabilizado, inclinando la balanza a favor de los empresarios. Y no ayuda, que los mayores sindicatos (UGT y CCOO) hayan tenido escándalos de corrupción. 

Además de eso, la población está gobernada por el miedo, que transmiten medios de comunicación y gobierno. Y por ello, la clase trabajadora no es capaz de organizarse y hacer fuerza para tomar un papel más activo en las negociaciones colectivas. 

Sobre los medios de comunicación, hay que decir que actúan con unos intereses similares al de las grandes empresas, más que nada, porque algunos medios son grandes empresas (mediaset, A3media), que están motivadas a difundir información parcial, que propicie sus intereses. Otros medios de comunicación igualmente son empresas con buena cifra de negocios aunque no tan alta, y los medios de comunicación del estado nacionales y autonómicos... están gestionados por los gobiernos. Eso hace que la mayoría de la información que se transmite, está viciada en su totalidad, por los intereses particulares del medio en cuestión. 

Ideología de los principales medios de comunicación. Ante tan abrumadora mayoría de la derecha, ¿cabe otra opinión distinta a sus intereses? Piensa por ti mismo.


¿Qué tenemos como población? Noticias sobre una recuperación que no presenciamos en los hogares, porque se traduce sobre todo en cifra de negocios para las empresas, y precariedad para el trabajador. Pero se insiste en que la economía española está creciendo. Esto, hace pensar que la persona que posee un trabajo, es un privilegiado debido a la cantidad de gente que se encuentra desempleada. Hace que los que trabajan, renieguen de protestar por miedo a que le echen del trabajo, contratando a otra persona en sustitución, y de esta manera mantener una competitividad entre trabajadores que nos hace incapaces de organizarnos. ¿Se habla sobre el poder de negociación en los medios? Muy poco...

El poder de negociación, es una característica imprescindible para saber por qué existe la desigualdad actual y creciente, que posee nuestro país. De hecho, últimamente han sido noticia los estibadores, por no querer perder derechos, lo cual les haría perder poder de negociación y puestos de trabajo. 

¿A donde quiero llegar a parar? A que los políticos, especialmente PP, PSOE y Cs continúan con el camino recorrido hasta ahora, y parece que no quieran cambiar esta situación que hace que los trabajadores sean tan poco valorados. Y sin embargo, la suma de estos 3 partidos ha dado legitimidad al PP para que continúe gobernando. Todo gracias al apoyo electoral que han recibido.

¿La gente no quiere que la situación cambie?

Es posible que sí quiera, pero los medios, que en su mayoría son de derechas, influyen en esta sociedad de la desinformación, contando verdades a medias, e incluso mentiras. 

También, existe una parte de la población (la de más edad), que ha vivido demasiados años sin otra alternativa que el bipartidismo. Gente, que de un modo u otro está "adiestrada" desde el pasado y eso hace que no puedan cambiar su opinión, siendo reacios a escuchar nuevos discursos.

Por otra parte, el desencanto de determinada gente que se abstiene en votar, refleja lo que muchos piensan: que esto no tiene arreglo.

Ahora, supongamos que la situación cambia y hay un giro en los próximos resultados electorales (para los cuales aún queda mucho tiempo). Si una de las fuerzas que normalmente no ha tenido el poder en el pasado o directamente no existía, llegase al poder, ¿qué cambiaría? ¿Hasta qué punto le dejaría la oligarquía sin que ésta mediase?

Ellos, los grandes empresarios, disponen de la banca, y la mayoría de la gente tiene ahí depositado su dinero, por lo que tienen un enorme poder de negociación. También, los empresarios pueden hacer fuerza, reduciendo lo que invierten en el país, e incluso haciendo que la deuda española, se encarezca con un gobierno de izquierdas que no interese a la oligarquía. Si se encarece la deuda pública, el estado posiblemente aumentaría su déficit, y posiblemente inspiraría menos confianza a los inversores extranjeros. Y menos confianza, significa que al invertir aquí, prevén una mayor probabilidad de que pierdan su inversión ante un posible impago. De ahí que se apliquen intereses mas altos a razón del riesgo adicional que se percibe en una inversión. 

Algo parecido ha pasado con Grecia, cuya prima de riesgo se disparó, y la unión europea presionó tanto al país, como para someterlo externamente, limitando la posibilidad de toma de decisiones de manera autónoma.

Si en España gobierna alguien de izquierdas, ¿no entrará la derecha presionando con todos estos recursos, además de la difamación? Se puede regular cómo hacer las cosas desde dentro, pero al depender de inversiones extranjeras y comercio, al final estamos gobernados por los mercados: unos mercados que son susceptibles de cambiar dependiendo sólo de la confianza de los inversores, y que podrían presionar e imponer sus condiciones, como han hecho hasta ahora. 

La burbuja inmobiliaria fue promovida por el gobierno. La subida de la luz, igual. La privatización de empresas públicas de transporte y suministros, vuelve a hacer más dependiente al estado de esos grandes inversores. Y pese a que se podría investigar mucho más el uso de las renovables, interesa demasiado seguir vendiendo petroleo, para que sigan enriqueciéndose las petrolíferas.

No es casualidad que todo esté como está. Es producto del sistema económico, que posee no solo libertad, sino impunidad para presionar a trabajadores y gobierno. 

¿Venezuela? La próxima vez que oigas hablar de una distracción así, piensa en el interés del medio de comunicación. Piensa en por qué no interesa una verdadera izquierda en el poder. Y piensa que por todo el miedo que manejan, la gente no se atreve a apostar por algo distinto. 

Bienvenidos a la dictadura del capital.